Esta asignatura, forma en el estudiante de la carrera de Ingeniería Industrial, la capacidad de gestión de sistemas productivos y ergonómicos de manera sustentable atendiendo los lineamientos legales.

La importancia de la Ergonomía radica en que a partir del conocimiento asimilado, analiza y genera condiciones laborales apropiadas a las necesidades de las tareas que se llevan a cabo con la finalidad de aumentar la productividad.

Consiste en identificar los aspectos antropométricos, evaluar y diseñar controles y tableros así como el análisis de las condiciones físicas para el diseño de áreas de trabajo de acuerdo a la normatividad de la ergonomía ocupacional.

Esta, se relaciona con las asignaturas de Estudio del Trabajo, Higiene y Seguridad Industrial, Planeación y diseño de las instalaciones, Estadística, Control Estadístico de la Calidad y Gestión de los Sistemas de Calidad.

La calidad es una característica inherente a cualquier objeto, producto o servicio, dicha característica es cualitativa, ya que un producto considerado de calidad por una persona, puede o no serlo para otras.

De este modo podemos definir la calidad como la satisfacción de las necesidades o requerimientos de un cliente.

Antes de la Revolución Industrial, los productos se elaboraban en su mayoría de manera artesanal, permitiendo que la calidad tomara tanta importancia como lo es en la actualidad.

Posterior a esta revolución se origina un "boom" industrial que da inicio a la producción en serie permitiendo la masificación de productos y obligando a los empresarios e inversionistas buscar métodos que permitan producir "algo", y que a su vez este "algo" tuviera las mismas características que los demás objetos producidos dentro de la misma serie.

Las ciencias de la ingeniería se convirtieron entonces en una importante herramienta para hacer a las corporaciones y países más competitivos y sobresalientes.

Otro episodio histórico que marcó a la ingeniería, fue la Segunda Guerra Mundial, dejando a Japón en total miseria, fue como los científicos William E. Deming y Joseph Juran viajan desde los Estados Unidos de América hasta Japón, con la finalidad de contribuir al desarrollo económico del país por medio de la industria.

Deming implementó el uso de la estadística dentro de los procesos productivos, así como la filosofía ahora conocida como Ciclo de Mejora Continua o Ciclo Deming que consiste en Planear – Hacer – Verificar y Actuar.

Es entonces cuando la estadística y todas sus herramientas comienzan a ser usadas con tal éxito que otros ingenieros y científicos japoneses como Ishikawa, Shingo y Taguchi, se sumaron al movimiento y aportaron nuevas filosofías que convirtieron a Japón en un país muy competitivo a nivel mundial, marcando el comienzo de una nueva era para la industria y en una base importante para diversas ingenierías, entre ellas la Ingeniería Industrial.

El Control Estadístico de la Calidad reúne muchas de las filosofías japonesas y amplía la aplicación de las herramientas matemáticas y estadísticas, como son medidas de tendencia central, curvas de proceso, diseño de planes de muestreo, diagramas causa – efecto, medición de la productividad, 6o, diagramas de Pareto, índices de capacidad y cartas de control, entre otros.

El principal objetivo del control estadístico de la calidad es disminuir la variabilidad de los procesos y con ello, mejorar la calidad, disminuir el desperdicio, el rechazo de productos y la pérdida económica causada por re-trabajos.

Otra aplicación del control estadístico de la calidad es ayudar en la toma de decisiones. 

Hoy en día el control de la calidad ya no se aplica sólo en el área productiva, sino que ha encontrado cabida en el área de prestación de servicios y la definición de calidad radica no sólo en el proceso o servicio final, ahora la calidad comienza con la materia prima, con las condiciones laborales, la actitud de las personas al ofrecer su trabajo o servicio.

Esta asignatura es fundamental en la carrera de Ingeniería Industrial, debido a que aporta al perfil profesional las herramientas básicas para diseñar, mejorar e integrar sistemas productivos de bienes y servicios aplicando tecnologías para su optimización.

Para cursar Administración de las Operaciones I, es requisito que los estudiantes tengan conocimientos previos de los temas: Estadística Inferencial I, Estadística Inferencial II. Asimismo, se ubica en quinto semestre y es requisito para cursar la de Administración de Operaciones II y Formulación y Evaluación de Proyectos.

Esta asignatura contribuye al desarrollo del estudiante con un pensamiento sistémico, el manejo de técnicas de pronósticos, de planeación de la capacidad e inventarios para la toma de decisiones y optimizar los sistemas de producción de bienes y servicios.


La Administración de Proyectos se considera una asignatura fundamental en la carrera de Ingeniería industrial, debido a que proporciona las herramientas necesarias e imprescindibles para la gestión de un proyecto desde distintos puntos de vista; partiendo de la planeación de las actividades, la organización y control de los recursos necesarios hasta el cierre del proyecto.